Principios y objetivos

El Centro de Estudios, Formación y Análisis Social tiene por objetivo la promoción de los principios inspiradores fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia en los ámbitos cultural y político mediante la realización de cursos, congresos y publicaciones.

CEFAS aspira a constituirse en un lugar de referencia y encuentro para debatir, reflexionar, formar, difundir e investigar en el ámbito de las ideas para mejorar la sociedad.

Principios

Una concepción del hombre y de su dignidad basada en su naturaleza racional y libre, a imagen del Creador. La libertad, otorgada por Dios al hombre es el presupuesto básico de sus derechos fundamentales, y principio de la ordenación política y social. Las libertades individuales que derivan de la Ley natural son garantía de la preservación de derechos tan importantes como el de la vida, desde su concepción a su muerte natural, la libertad religiosa o la propiedad siempre concordes con el bien común.

La defensa de la libertad religiosa como el primero y más fundamental de todos los derechos del hombre, y piedra angular en la generación del bien común de la sociedad.

La protección de la familia como institución natural y fundamento del orden social, con derechos y deberes anteriores al Estado.

Una inequívoca reivindicación de España y su historia. Los españoles tienen derecho a considerarse herederos de una historia milenaria, sostenida y alimentada por sus raíces cristianas.

La promoción y garantía de la propiedad privada y su función social de acuerdo con la primacía del bien común frente a toda tentación colectivista y estatista.

Objetivos

CEFAS se propone contribuir decisivamente a que la ACdP y sus obras lideren en España un proceso de regeneración nacional y social basado en el humanismo cristiano y la dignidad de la persona humana. En este sentido, procurará por todos los medios educativos a su alcance la formación de ciudadanos libres y responsables, en el marco de los principios conservadores y cristianos que definen la razón de ser de España como nación a lo largo de su historia.

Aspira, pues, y en congruencia con lo anterior, a constituirse en un centro de referencia, con capacidad de influir en la sociedad y con disposición de colaborar con todas aquellas entidades -nacionales e internacionales- alineadas en defensa de la libertad, y muy en concreto de la libertad religiosa, que es principio y fundamento de cualquier otra libertad. Para ello se propone la publicación de informes y propuestas políticas, sociales y económicas, además de poder organizar jornadas, seminarios o círculos de debate y reflexión.

Igualmente aspira a formar laicos para que participen y se comprometan en la vida pública. Los cristianos tienen, como reiteradamente ha declarado el Magisterio de la Iglesia, un compromiso ineludible con la edificación de un sano orden social y político. Un compromiso que, en el caso de la ACdP y de sus miembros, se ha constituido en su razón de ser en virtud del carisma de sus fundadores, el P. Ángel Ayala SJ y D. Ángel Herrera Oria, su primer presidente. Ellos respondieron a la vocación de llevar el Evangelio a la vida pública, conscientes de que una sociedad que prescinde de Dios acaba por volverse contra el hombre. Un compromiso que respeta, siempre y en todo caso, la justa autonomía de lo temporal, tal como enseña el Concilio Vaticano II de acuerdo con la enseñanza tradicional de la Iglesia.