Parece haber cierta confusión sobre la elección del primer ministro italiano entrante, Giorgia Meloni, y el surgimiento posterior a la Gran Recesión de una política conservadora más populista y nacionalista en Occidente. Específicamente, muchos expertos a la derecha del centro (y anteriormente de centro-derecha) temen que el conservadurismo estadounidense esté intercambiando sus principios «fusionistas» tradicionales reaganianos por un plato de potaje europeo de trono y altar.

Pero la verdad está más cerca de lo contrario.

Los conservadores estadounidenses no están alentando fenómenos como el Brexit, la perdurable popularidad de Viktor Orban en Hungría y la victoria de Meloni en Italia porque nos estamos volviendo más como los conservadores europeos, sino porque la derecha europea se está volviendo más como nosotros. Un componente central del conservadurismo británico y continental era aristocrático. Las herencias culturales que buscaban conservar se basaban en el privilegio institucional y la jerarquía social.

La Constitución de los Estados Unidos fue, en muchos sentidos, una innovación radical. Porque los redactores afirmaron la igualdad humana universal no solo en nuestra dotación de derechos otorgados por Dios (a pesar de la hipocresía de la esclavitud) sino también en nuestra capacidad igual para hacer el mal. La Constitución es un rechazo total a la idea de que se pueda confiar el poder a cualquier clase de personas. Por eso, Estados Unidos tiene una Declaración de Derechos y federalismo, y elecciones periódicas, y un juramento del cargo, y una prohibición de títulos de nobleza, etc.

El conservadurismo estadounidense siempre ha buscado comprometer nuestra vida nacional con los principios fundamentales de libertad, igualdad ante la ley y constitucionalismo, principios propios de nosotros, ajenos a muchos europeos y completamente hostiles a los elitistas centralizadores de todas las tendencias.

¿Qué son el Brexit, el orbanismo y Meloni sino rechazos nacionales al mismo elitismo globalista que los estadounidenses lucharon en Bunker Hill y Yorktown?

Los expertos que anhelan un consenso perdido (o más bien, reordenado) del libertarismo en casa y el aventurerismo en el exterior y lamentan el auge del conservadurismo de “nosotros contra ellos” no entienden ambos.

En primer lugar, no fueron los patriotas, las familias trabajadoras o las clases medias estadounidenses quienes crearon la dicotomía actual de “nosotros” versus “ellos”: fueron las élites gobernantes. Cualesquiera que sean las causas profundas del «Great Awokening,», los últimos años expusieron el desprecio profundo, casi psicótico, en el que la «coalición del ascendente» de la izquierda tiene a sus compatriotas. Nos ven como “ellos” en este cuento moral y usaron su control de las instituciones creadoras de gustos para “los otros” la gran mayoría de la gente de las naciones occidentales.

No se puede pasar por alto que esta élite globalista y woke-capitaL no es solo codiciosa, odiosa y abusiva. También es ridículamente incompetente.

El fusionismo reaganiano claramente ayudó a ganar la Guerra Fría en la década de 1980, y la Fundación Heritage está orgullosa del papel que desempeñamos en su desarrollo y apoyo. Pero 30 años después, no son los políticos de base o los presentadores de programas de entrevistas populistas los que han desacreditado el consenso establecido del capitalismo globalista en casa y el intervencionismo agresivo en el exterior. El establishment logró esto por sus propios fracasos.

En la generación posterior a la disolución de la Unión Soviética, la élite mundial supervisó y aplaudió el surgimiento de la China comunista, las fronteras abiertas en nombre del «mercado libre», los repetidos desastres de inteligencia y política exterior, una crisis financiera y una deuda en constante aumento, una crisis de opioides, desindustrialización y subcontratación de «aprender a codificar», y ahora, una campaña de guerra cultural contra la familia, la fe y el patriotismo que amenaza a la civilización.

Y ahora, en respuesta a las objeciones de nacionalistas y populistas a esos fracasos, los líderes del anticuado orden mundial liberal están duplicando y triplicando sin rendir cuentas a nadie. su poder institucional. El día después de que el partido de Meloni ganara en las urnas italianas, el video de su discurso de 2019 ante el Congreso Mundial de las Familias se volvió viral en las redes sociales. “Defenderemos a Dios, la patria y la familia”, dijo, mientras atacaba a las corporaciones globalistas y despertaba la ideología.

En lugar de preguntarse por qué un país tras otro rechaza su dominio supremo, los ejecutivos de Big Tech retiraron el video y los expertos de todo el mundo insultaron a Meloni y, por extensión, al pueblo italiano.

¿Es realmente razonable en este entorno que el pueblo soberano de las naciones occidentales, digamos, declare su independencia de una élite fallida y abusiva? No. De hecho, me parece orgullosa y desafiantemente estadounidense.

El conservadurismo populista y nacionalista en Europa refleja el conservadurismo estadounidense. La Constitución de los Estados Unidos sigue siendo la mayor victoria para el «hombre de a pie» en la historia de la humanidad. Y el elitismo globalista, ya sea que se exprese a nivel nacional en la guerra de la cultura woke o internacionalmente mediante la sumisión corporativa al Partido Comunista Chino, es la amenaza política existencial de nuestra era, impulsada por una camarilla que ya es más inteligente y poderosa que la Unión Soviética.

El consenso de política exterior bipartidista internacionalista de larga data no refleja el corazón de los conservadores estadounidenses. nunca lo hizo La armonización y el ascenso del conservadurismo populista, nacionalista y patriótico aquí en casa y en todo el mundo no es una traición al conservadurismo estadounidense, sino su triunfo.

Artículo original en The American Conservative.

Kevin Roberts, Ph.D., president de la Heritage Foundation.